READING

Retos de RSE para el sector industrial

Retos de RSE para el sector industrial

Observando distintas empresas del sector industrial, nos cuesta explicar y también entender que varias de ellas reúnan tantos elementos sólidos y positivos (creación de empleo, inversión en I+D+i, mejora de la calidad de vida, etc.) y al mismo tiempo mantengan una percepción negativa o no suficientemente positiva por parte de la sociedad. Podríamos aplicar esta reflexión a otros sectores con similar planteamiento.


Habrá muchas explicaciones y razones que puedan explicar esta situación. Desde http://dicendi.comqueremos contribuir aportando reflexiones que ayuden a corregir en el futuro esta situación. Existen  evidencias básicas que desde planteamientos del marketing hay enfoques no adecuados destinados a explicar la sostenibilidad (en su definición más amplia) individualmente y como conjunto. Esto evidentemente tiene fácil solución.
No obstante, los retos estratégicos son otros. En primer lugar, cuesta encontrar enfoques de trabajo cuyo origen sea el capital humano. El aislamiento de las propuestas y acciones de RSE escasean de conexión real con el rostro de quien hace y construye la empresa a diario. La responsabilidad es doble en la mayoría de los casos, las agencias o departamentos responsables por no enfocarlo y los directivos de las empresas por no imponerlo como una convicción, que además es un valor añadido.
En segundo lugar, por no se suele entender la transparencia como un elemento imprescindible para la construcción de una empresa verdaderamente sostenible. Transparencia como forma de entender la relación de la empresa con el entorno y la sociedad donde actúa. Transparencia como ejercicio de responsabilidad que exige voluntad real de mejora y superación y no como herramienta que sólo explica las bondades y aciertos de la empresa. Las empresas se equivocan y tienen contradicciones, como cualquier actividad humana. La diferencia radica entre las que deliberadamente ocultan sus errores y las que los enuncian como eje de trabajo corporativo tanto por su componente de RSE como por el convencimiento de que eso es positivo para el desarrollo y alcance de sus objetivos corporativos. 
En tercer lugar, por la falta de conexión práctica del enfoque estratégico de las empresas de escuchar, comprender y satisfacer las expectativas de intereses legítimos de sus diversos públicos. En otras palabras fortalecer las capacidades de las empresas dirigidas a incorporar la RSE como un proceso que forma parte de su balance de resultados.
Cuatro escenarios de trabajo que requieren de adecuados planteamientos dirigidos a la satisfacción de los consumidores y clientes a través de un marketing sostenible y responsable centrado en valores sociales, económicos y medioambientales. En esto precisamente estamos trabajando y aprendiendo a diario nosotros. 

  1. Anónimo

    5 febrero

    Creo que sin una élite empresarial comprometida de verdad poco se podrá hacer. Ojalá las nuevas generaciones de empresarios/as tengan claro evidencias que se dicen en vuestro artículo.

  2. http://elpais.com/elpais/2013/01/30/opinion/1359558402_723665.html
    creo que este artículo explica parte de lo que dices. Coincido contigo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *