Responsabilidad y consumo

Un 30% de los ciudadanos dejará de consumir marcas que no considere responsables en 2013. Así de contundente se muestra el tercer informe El ciudadano español y la RC de la Fundación Adecco.


Ya lo señalan desde hace tiempos los manuales de economía con los que hemos estudiado muchos. La confianza que proviene de la opinión pública es determinante en la marcha de la economía.

A esto, desde nuestra opinión, habría que añadirle: responsabilidad. Confianza y responsabilidad como binomio inseparable de las relaciones económicas y sociales actuales.  Este útil y oportuno informe de la Fundación Adecco viene a reforzar esta opinión.

Señala en su informe que el 83% otorga la misma importancia a las empresas que al Gobierno a la hora de dar respuesta a los problemas del entorno: desempleo, corrupción, pobreza, medioambiente, etc. Al tiempo que señala que la transparencia, la ética y el respeto a la comunidad son los aspectos que más valoran los ciudadanos. Sin embargo, la mayor parte coincide en que las  empresas deben mejorar en los 3 asuntos.

Un informe que tiene lugar en un momento muy difícil para la ciudadanía. Momento complejo que tiene como respuesta por parte de la ciudadanía no sólo que se está convirtiendo en mucho más ahorradora y exigente como actor consumidor sino que intensifica su visión y análisis crítico, tanto para la elección del consumo como para valorar el resto de aptitudes de las empresas.

Todo esto nos lleva a subrayar de nuevo la importancia de contar con verdaderas y honestas políticas de RSE. El tiempo del autobombo y de la RSE de cartón-piedra toca a su fin. Son tiempos de transparencia, rendición de cuentas, diálogo abierto, etc.., en definitiva, de una RSE que forme parte de la columna vertebral del día a día de la empresa.

Para ello contamos con herramientas como un verdadero marketing sostenible y responsable  centrado en valores sociales, económicos y medioambientales.

¿Alguien se imagina, por ejemplo, el impacto para sus clientes presentes y posibles del futuro una compañía energética que asumiera en su informe/memoria anual compromisos para años derivados de un diálogo previo con organizaciones sociales?

Se puede hacer mucho. También nos podemos quedar quietos o haciendo lo mismo de siempre, ahora bien, no ignoremos algunas realidades que día a día se consolidan, afortunadamente. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *