READING

El trébol de cuatro hojas de las empresas ejemplar...

El trébol de cuatro hojas de las empresas ejemplares

En su libro Tréboles de cuatro hojas, Ángel Pes, directivo de RSC en Caixabank y presidente de la Red Española del Pacto Mundial, nos ofrece su teoría de los requisitos necesarios para que las empresas ejerzan el liderazgo en la actividad económica a través de la responsabilidad social, y sean empresas ejemplares. Para ello usa la metáfora del trébol de cuatro hojas.

Para el autor las empresas contribuyen al desarrollo material de las sociedades en la medida en que cumplen su objetivo de crear valor económico, para subsistir a medio y largo plazo.

Si bien, solo se convierten en tréboles de cuatro hojas para la comunidad cuando poseen tres características adicionales:

  • autonomía para cumplir su propósito específico sin convertirse en instrumentos de ningún grupo de interés o de poder;
  • confianza de la sociedad, lograda gracias a una actuación íntegra y transparente;
  • y, voluntad de contribuir a un desarrollo económico inclusivo, el reto de nuestro tiempo.

En una visión muy marketiana, y con la que estoy completamente de acuerdo, Pes nos indica que las instituciones perduran mientras mantienen su utilidad para la sociedad, pues el esfuerzo y el compromiso personal que exigen a sus miembros se sostiene mientras los objetivos que persiguen obtienen el reconocimiento de los conciudadanos. Es decir, las empresas deben dar lo que sus grupos de interés necesitan. Son su razón de ser y son dichos grupos lo que hacen sobrevivir a esas organizaciones.

En este orden de cosas, las empresas deben evolucionar en el mismo sentido que lo hace el conjunto de la sociedad, cosa que ocurre a día de hoy (y cada vez con mayor fuerza) cuando su conducta es percibida como socialmente responsable.

No es solo cuestión de reputación, sino del derecho a elegir que tienen los clientes.Vamos, que tienen que las organizaciones deben trabajar en una gestión y en un marketing responsables; dado que los beneficios de guiarse por las normas y por los valores de la sociedad en la que opera una empresa son evidentes.

 

 

 


ENTRADAS RELACIONADAS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *